23.05.2021
Sobre el futuro de la música
El día 19 de mayo nos volvimos a reunir en el todavía inhabitual medio virtual. Aún consciente de que para hablar del futuro de la música era preferible otro contexto y una presencia personal, fue una tarde interesante y amena, donde pudimos hacer un recorrido rápido por la transformación de la música a lo largo de los siglos de la mano de Arturo Reverter, para luego adentrarnos en preguntas y reflexiones más concretas sobre el panorama actual.

En cuanto a la composición, una cosa quedó clara: hoy en día vale todo y hay de todo. Hay varias tendencias hacia la atonalidad y el serialismo que anticipó Schönberg, pero también hay ejemplos de composiciones tonales que apuntan a un movimiento en esa dirección. Tenemos valiososos compositores como Luis de Pablo y Cristóbal Halffter que dan personalidad al panorama español y otros más jóvenes trabajan por el relevo, como Carlos Danés, socio y compositor, que aportó interesantes reflexiones sobre la música y su perspectiva a la hora de componer: un compositor tonal con las cosas claras. 

En cuanto a la puesta en escena hubo alguna que otra discrepancia. Arturo Reverter, en una postura algo más intransigente que la de Rafael Agustí, con una aproximación más abierta a las nuevas creaciones cuando ayudan a volver al "misterio" y al "interés" por algo ya conocido. Es dificil trazar la línea que no hay que sobreparasar, la línea donde una puesta en escena deja de ser una interpretación de la obra con una perspectiva de autor para usarse sólo como medio para una creación personal que se aleja de la obra original. Todos estamos de acuerdo de que el ego del director de escena crece y eso tiene sus  virtudes y peligros.

En las Hojas Wagnerianas que repartiremos a finales de año estarán recogidas al detalle las intervenciones de nuestros participantes y sobretodo de su protagonista principal: Arturo Reverter.

Os agradecemos la participación y las interesantes reflexiones que se compartieron.

Os dejo para cierre unas palabras de Francois Pinault, un coleccionista de arte contemporáneo, ahora además propietario de su sueño y ambición: Collection Pinault, que reflexiona así sobre la modernidad y el futuro del arte:

«Fue natural que me volviera hacia el arte de mi época. La creación contemporánea siempre ha despertado perplejidad hasta rechazo. Es inevitable, ya que la modernidad a menudo es una sucesión de rupturas. Son estas rupturas las que me interesan. No siempre puedes vivir mirándote por el espejo retrovisor, con nostalgia por el pasado. El pasado se adquiere y no exige riesgo. El presente y el futuro son sinónimos de creación, atrevimiento y aventura».

«Mirando una obra de arte, volviéndola a mirar, aprendí a observar mejor. Un amante del arte es invitado constantemente a ir más allá de sus certezas, a cuestionarse a sí mismo, a apreciar la diversidad de puntos de vista... Es decir: a progresar en su reflexión sobre lo que atormenta a la humanidad."